Planta de Fertinal. Foto: Youtube

El misterioso empresario sueco

BRUSELAS, Bélgica (apro).- En la edición del pasado 23 de febrero de la revista Proceso, el reportero Mathieu Tourliere reveló la operación a través de la cual Pemex, bajo la dirección de Emilio Lozoya Austin, adquirió a un sobreprecio de cuatro mil millones de pesos la empresa productora de fertilizantes Fertinal, cuyo deplorable estado se conocía aun antes de que se concretara la compra en diciembre de 2015.

La investigación periodística de Tourliere explica que, a través de un fideicomiso abierto en Banco Azteca, propiedad del magnate Ricardo Salinas Pliego, los accionistas de Fertinal, encabezados por el empresario Fabio Massimo Covarrubias Piffer, vendieron la compañía “chatarra” a Pemex por 203.4 millones de dólares. Su valor real era de 15 millones, es decir que costaba mucho menos de una décima parte de lo que se pagó.

Pemex, abunda el reportaje de Proceso, compró Fertinal aun cuando ésta tenía una deuda de 425.8 millones de dólares, de los cuales 406 millones (95.3%) eran créditos contratados con Banco Azteca y Arrendadora Internacional Azteca, también de Salinas Pliego.

Otras operaciones completaron lo que el reportaje describe como un “desfalco” a Pemex, del que salieron beneficiados Lozoya Austin, Salinas Pliego y Covarrubias.

Pero hay otro personaje que salta de manera extraña en la historia de esa transacción. El reportaje de Tourliere señala que parte de las acciones de Grupo Fertinal cuando se vendió a Pemex eran propiedad de sociedades registradas en Bélgica y Suecia a nombre de un ciudadano sueco: Pär Anders Toms.

Toms adquirió un millón 637 mil 548 acciones del Grupo Fertinal durante una subasta pública que emitió el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB) en julio de 2006. Las acciones fueron rematadas a un valor total de 81 millones 900 mil pesos. Ese monto fue 150 millones de pesos menos de lo que pagó el Fobaproa –el anterior nombre del IPAB– para rescatar a la empresa de fertilizantes.

La estructura financiera que montó el inversionista sueco para apropiarse de las acciones de Fertinal tuvo como punto de partida dos fundaciones suecas: Base Chemical Stiftelse y NPK Chemical Stiftelse, administradas por Toms y registradas en la misma dirección de la ciudad de Malmö (Carlsgatan 12 A).

En abril de 2006, tres meses antes de la subasta pública del IPAB, esas fundaciones crearon el mismo día en Bélgica tres empresas: NPK Chemical Ventures, NPK Chemical Investments y NPK Chemical Holdings, que compartían la misma dirección: Tervurenlaan 13 A buzón 2, en Bruselas, que corresponde a un inmueble de estilo clásico de cuatro pisos cercano a las instituciones de la Unión Europea.

En ese mismo edificio se localiza hasta la fecha el despacho de la firma Trust, Management & Finance Services (TMF), cuyos abogados –Dirk De Man y Gert Pieter De Goede– fueron designados administradores de las tres empresas belgas.

Esas compañías compraron a precio inferior las acciones del Grupo Fertinal el 21 de julio de 2006. En octubre de 2014, siete meses antes de que el Comité de Estrategia e Inversiones y el Consejo de Administración de Pemex se decidiera a comprar Fertinal, las empresas belgas desaparecieron al fusionarse en una sola: NPK Holding AB, que tiene como sede Malmö, en la misma dirección donde Toms ha instalado muchas de sus empresas de fachada. La empresa continúa activa.

Utilizando una vez más sus fundaciones y compañías en Suecia, Toms incorporó en Bélgica otras sociedades de papel con acciones de Fertinal. Esa red corporativa derivó en la creación en 2013 de Base Rock (con dirección en el mismo buzón de Tervurenlaan 13 A en Bruselas), la cual tenía como matriz una de sus fundaciones en Malmö, Base Chemical Stiftelse.

Fue a Base Rock y a la sueca NPK Holding AB a las que Pemex compró las acciones del Grupo Fertinal que adquirieron otras empresas administradas igualmente por Toms en 2006.

El 8 de diciembre de 2015, ante un notario público de Malmö, Toms nombró apoderados de NPK Holding AB a dos abogados que habían trabajado para Salinas Pliego: Everardo Joaquín Espino Guerrero –quien fue uno de los abogados de Enrique Salinas de Gortari en su juicio de divorcio con Adriana Lagarde– y Enrique Gutiérrez Flores. Ambos, por ejemplo, representaron a Iusacell en agosto de 2006 en un acuerdo de reestructuración con sus acreedores.

¿Cómo fue que un inversionista radicado en un pequeño poblado sueco se interesó por hacerse de acciones de una compañía mexicana de fertilizantes en ruinas? ¿De dónde sacó Toms los fondos millonarios para la compra de Fertinal en 2006? ¿Por qué nombró a Espino Guerrero y Gutiérrez Flores apoderados de NPK Holding cuando Pemex compró Fertinal? ¿Cuál era su relación con ellos? ¿Cómo fue que los conoció? Y sobre todo, ¿conocía a Salinas Pliego? ¿Había hecho negocios con él?

Difícil obtener una respuesta de quien aparenta ser un fantasma.

Con el propósito de contactar a Toms, este columnista consultó varios portales suecos que recogen la información pública asentada en los registros oficiales. Son datos relacionados con el número de inscripción nacional que tiene cada ciudadano y el registro de incorporación de empresas y sociedades.

Pär Anders Toms es actualmente un hombre de 47 años, nacido el 11 de septiembre de 1971 y residente legal en Löddeköpinge, una pequeña localidad de siete mil habitantes al sur de Suecia, cerca de la costa oeste que hace frontera marítima con Dinamarca.

Ese domicilio corresponde a su domicilio particular, el cual comparte con una mujer de 46 años que se desempeña como directora ejecutiva de una consultora en construcción e ingeniería civil. Pär Anders Toms es propietario de seis vehículos; el último que compró fue una moto para nieve modelo Yamaha FX Nytro MTX de color azul. La adquirió en enero de 2016.

Löddeköping se ubica a 25 kilómetros por carretera de Malmö, donde Toms tiene inscritas muchas de las decenas de compañías de papel que gestiona en Suecia. El portal Merinfo señala que Toms tiene registrados “compromisos” con 41 empresas (la última apareció en días recientes); pero otros portales del mismo tipo registran más, como Allabolag, que contabiliza 43.

Toms, por ejemplo, tiene registradas actualmente en Suecia 13 empresas en la misma dirección que las fundaciones que usó para comprar en 2006 las acciones de Fertinal, Carlsgatan 12 A. En esas 13 sociedades, Toms está consignado como miembro de las juntas de dirección. Dos de ellas aparecen ya “inactivas”.

En sus negocios participan otros familiares: en 19 de sus empresas ocupa un puesto Mats Erik Gustav Toms, de 35 años, y en nueve Anders Olov Toms, de 42 años. Ningún ciudadano mexicano está directamente conectado con sus empresas incorporadas en Suecia.

Los registros públicos suecos proporcionan tres números de celular a nombre de Pär Anders Toms con dirección en Löddeköping, a los que este columnista llamó regularmente desde el 20 de febrero hasta este martes 18 de marzo. Ninguno de los intentos obtuvo respuesta: se corta la comunicación o entra en funcionamiento una contestadora de la compañía telefónica.

La mayoría de las sociedades que gestiona el ciudadano sueco no cuentan con teléfono o correo electrónico de contacto. Una de sus compañías, Estranged AB, ofrecía un número de teléfono, pero tampoco respondieron. Ese contacto fue eliminado posteriormente y la empresa cambió de dirección. Se mudó de Malmö a Saxtorp, otra población cercana al lugar de residencia de Toms.

Otra empresa con teléfono disponible es Eternity International AB, que reporta cero empleados. Su dirección en Malmö es la misma que tenía Estranged. Una persona respondió la llamada de este columnista, pero dijo desconocer a la persona buscada, advirtió que era un número equivocado y colgó. Un segundo intento inmediato, con número verificado, no fue respondido.

La presencia del misterioso empresario sueco es incluso casi invisible en las principales redes sociales. Sólo fue posible identificar una cuenta con el nombre de Par Toms (actualizada por última vez en abril de 2014, y antes en 2010), la que muy probablemente pertenece al inversionista sueco dado que entre sus “amigos” aparecen los nombres de Erik y Anders Toms, así como el de la mujer que vive con él en la casa de Löddeköpinge.

A través de esa cuenta –en la que hay un par de fotografías de Toms que no dejan ver con claridad su rostro-, se le envió un mensaje por el servicio de Messenger. No había llegado ninguna respuesta hasta la mañana europea de este 18 de marzo. Pär Anders Toms: un enigma en la compra de Fertinal.

*Esta columna Europafocus fue publicada el 19 de marzo de 2019 en el portal de la revista PROCESO. Aquí puedes leer el texto original.

Written By
More from Marco Appel

Europa: el ataque de los “fondos buitres”

BRUSELAS (apro).- Mientras los ciudadanos griegos y chipriotas sufren aún los dramáticos...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.