Un nuevo amanecer. Por Alec Empire (Atari Teenage Riot)

[signoff]alec empire 2El pasado 27 de diciembre, el fundador de Atari Teenage Riot, el alemán Alec Empire –un ícono musical del ciberactivismo–, ofreció una interesante plática en Hamburgo durante la Conferencia anual, la número 31, del Chaos Computer Club (CCC), el colectivo de hackers más grande de Europa formado en los años 80. Con autorización del propio Alec Empire, Europafocus reproduce en español fragmentos esenciales de esa larga charla. El texto original, completo y en inglés puede consultarse AQUÍ[/signoff]

 

 

Foto: Tumblr de ATR.
Foto: Tumblr de ATR.

Supongo que la mayoría de ustedes no sabe quién soy, y probablemente también hay un porcentaje de gente aquí que quiere olvidar que alguna vez ha escuchado una canción mía…

Está bien, así que… permítanme presentarme rápidamente.

Soy músico, productor, compositor, ingeniero de sonido, director de Digital Hardcore Recordings, un sello discográfico con sede en Londres. Soy miembro de Atari Teenage Riot (ATR), un colectivo de músicos. Yo nací en el oeste de Berlín en los años 70, viví el Muro de Berlín y su caída. Sí, estaba muy involucrado en la escena del Techno y la música electrónica cuando detonó en Europa vía Berlín a principios de los 90. No quiero alargarme, pero básicamente he estado involucrado en la producción de alrededor de 400 lanzamientos; trabajé con un montón de músicos como Björk, Gary Numan, Rammstein, Primal Scream, Slayer, The Brotzki Quartett… He hecho giras con Nine Inch Nails, Wu Tang Clan, Rage Against The Machine, Moby y muchos otros. La prensa musical me llama “el terrorista sónico”.

(…)

Puedes crear arte y belleza con una computadora. Y también se puede utilizar la música y el arte como un arma.

William S. Burroughs escribió un texto, en su colección de ensayos “Revolución Electrónica”, acerca de cómo los efectos de sonidos de disturbios pueden producir disturbios cuando los ejecutas en una situación simulando un motín. La gente escucha los sonidos, cambian su comportamiento, atrae a la policía y ésta aparece en escena.

Cuando empezamos en 1992, la escena de la extrema derecha y neonazi en Europa estaba en aumento, sobre todo en el este de Alemania. Sabíamos que teníamos que luchar contra eso. Así que decidimos hacer música electrónica en una computadora de Atari basándonos en el texto de Burroughs. La tecnología de sampleo era accesible en ese momento y creamos piezas casi como si fueran un collage (un montaje).

(…)

La lucha por la privacidad, la lucha contra la vigilancia y la lucha por los derechos de los creadores tienen mucho en común; están vinculados, conectados. Autoridades, corporativos o políticos, quienes invaden tu privacidad, son aquellos que también se apoderan de lo que produce tu cabeza. Es por eso que el open source (el código abierto) y creative commons (bienes comunes creativos) son grandes proyectos, ¡porque los que participan en esas aventuras lo hacen con consentimiento!

Compartir archivos MP3 crea consumidores pasivos. Yo digo que hay que compartir tus sesiones enteras de grabación para que la gente pueda observar cómo se programaron los beats (ritmos); qué combinaciones de notas y frecuencias desencadenan esos sentimientos… así la gente puede aprender y entender ¡y entonces podemos empezar a avanzar!

Cuando formé Atari Teenage Riot en 1992 quería tomar el espíritu revolucionario del punk y digitalizarlo para que así pudiera ser transportado a nuestro tiempo y esperar que sea preservado para que las generaciones futuras puedan seguir desarrollándolo. Cuando uso la palabra “punk” no me refiero a un look determinado, moda o género musical. Me refiero a algo que puede ser, por supuesto, encontrado en la moda o la música punk, pero sobre todo me refiero a este virus que hace que las personas cuestionen a las autoridades y sus sistemas de control. Por lo general, las universidades no producen esas mentalidades, las cuales son necesarias para lograr un cambio o innovación.

El mundo hacker está lleno de eso. ¿Y el mundo de la música?

Plataformas como YouTube y Facebook no las producen; hacen imposible a esas mentes llegar a alguna parte. Los únicos artistas interesantes fueron los que supieron cómo engañar al sistema, que pensaban como piratas informáticos.

Los introvertidos han creado algunas de las obras más importantes de la historia de la humanidad. Los introvertidos no encajan en un sistema que tiene el objetivo de generar la mayor cantidad de clics con el fin de vender anuncios.

Este sistema favorece a los que vienen con el contenido conformista más fuerte y más rápido. Todos podemos sentarnos y disfrutarlo cuando las cosas se ponen aún más absurdas, pero en el fondo todos sabemos que eso es tener muy poca visión de futuro y que va en contra de la ética hacker.

(…)

Siempre me ha gustado la frase que vi en una de las cuentas de Twitter de Anonymous hace unos años:

“En internet puedes ser lo que quieras. Es extraño que tantas personas elijan ser estúpidas”.

O en este caso, “en Internet se puede consumir todo lo que quieras. Es extraño que tantas personas opten por consumir algo estúpido”.

Reemplaza “consumir” con “producir” y también tendrá sentido.

La mayoría de los creativos producen para un público objetivo, un público que ya está definido por la industria de los contenidos. Es comprensible que uno quiera minimizar el riesgo de antemano. Netflix encumbró esa lógica cuando la serie “House of Cards” se convirtió en un éxito entre sus espectadores. Los críticos dicen que su éxito tuvo probablemente más que ver con el hecho de que está basada en la gran serie original de la BBC. Así que no es tan innovadora como Breaking Bad, por ejemplo.

Me di cuenta de algo interesante: en los medios de comunicación y al hablar con otras personas, siempre había esa idea subyacente de que los algoritmos son tan inteligentes y precisos a tal punto que, cuando te dicen que te va a gustar algo, sí, te gustará totalmente. Y muchas personas aceptan esto sin siquiera cuestionarlo.

¿Demasiada gente se está transformando en consumidor pasivo de nuevo, al igual que la generación de nuestros padres? ¿Altos índices de aprobación demuestran que el contenido es de alta calidad? Si somos honestos, entonces tenemos que admitir que la mayoría de la gente se hace un juicio viendo estadísticas y comentarios antes de haber leído el artículo, visto el video, escuchado la canción…

Mientras que la cultura es cada vez más fragmentada, vemos una acumulación aún más centralizada del poder cuando se trata de quién está decidiendo sobre el futuro de Internet y cómo la mayoría de la gente común lo utiliza o tiene acceso a este.

Sé muy bien que probablemente estoy hablando ahora mismo con las 9.000 personas en el planeta que no han caído en esas trampas, que son muy conscientes de cómo se utiliza la tecnología.

Digo esto porque ahora se podría argumentar que todos estamos perdiendo la guerra aquí, a pesar de que algunas pequeñas batallas se ganado aquí y allá de vez en cuando, ¿pero es lo mismo si vemos la fotografía más grande? ¡Carajo! ¡todo se ve oscuro! Recuerdo que el año pasado no pude asistir al 30 aniversario (de Chaos Computer Club) pero lo viví del otro lado del mundo… Las revelaciones de (Edward) Snowden mataron todas las dudas de lo que nos enfrentamos aquí.

Fue un choque con la realidad, algunos incluso lo compararon con eventos como el 11 de septiembre; hay un antes y un después de haber sido golpeado por la noticia. Todo mundo quería celebrar los 30 años de este gran club y luego esto… admito que había estado deprimido de manera constante desde el verano de 2013.

Lo que más me deprimió no fue la magnitud de la vigilancia, fue otra cosa: fui testigo de una generación joven que estaba tan entusiasmada con la democracia y las posibilidades de mejorarla con la tecnología (y) fui testigo de cómo fue aplastado el espíritu de esa generación en unas pocas semanas.

Sin esperanza, el cinismo y la frustración se propagan como un virus. Pero lo peor fue la indiferencia de la mayoría de la gente, la gente que realmente se necesita para movilizar a esas masas que hacen la diferencia al final. Para conseguir que la bola de nieve ruede, hay que convertirla en una avalancha.

Ni siquiera quería seguir tocando. Nuestro álbum fue terminado, estábamos preparando su lanzamiento, la preparación de los vídeos, tener todas las herramientas listas. Pero la energía que todo el mundo sentía en 2010, 2011 y quizás todavía en 2012, se había ido. El declive del Partido Pirata en Alemania muestra eso también.

Las primeras horas después de que se anunció la historia de Snowden escribí lo siguiente en Twitter:

“Me sorprende la indiferencia de muchos sobre el escándalo de la vigilancia estadounidense. Hay que mirar la historia de Alemania. He platicado con gente que vivió en la Alemania nazi y socialista del Este: el espionaje del Estado en tu vida es una cosa, pero que lo hagan familiares y amigos durante mucho tiempo está más allá de cualquier cosa que puedas imaginar en este momento.

“Se pierde la confianza en las personas que amas; cada conversación se convierte en una media mentira/media verdad. (El espionaje) se convierte en parte de la vida de TODOS. Nadie se salva. Deja la música, los juegos o cualquier cosa que hagas en este momento y ponte a investigar sobre este tema. Cualquier cosa que hayas dicho en el pasado puede ser torcido en tu contra en un estado de vigilancia. ¿Una mala broma hecha en “privado”? Constantemente estás siendo chantajeado por los “encargados”. La historia ha demostrado que este tipo de sociedades nunca duran: están tan corrompidas con tanta mentira que mucha gente va a sufrir al final. Todo el mundo pierde”.

Eso fue en el verano de 2013.

Mis palabras resonaron entre la comunidad en línea.

Incluso el Partido Verde se puso en contacto conmigo. Me preguntaron si podía de alguna manera trabajar con ellos. Les dije que no…y realmente quiero dejar una cosa muy clara en este momento: si usted es un político y se pregunta por qué la gente está desilusionada con la política y no vota… Sí, es porque ya no confiamos en usted.

Y en estas situaciones no puedo agradecer suficientemente a todos en el CCC por su trabajo duro, su compromiso y su pasión.

Permítanme decir esto como músico, y hablo en nombre de muchos cuando digo esto: la gente como nosotros no comprende todos los aspectos técnicos de estas cosas, ¡pero lo que hace el CCC envía un mensaje fuerte y da esperanza a la gente ahí afuera! ¡Y eso es muy importante!

En noviembre pasado Jacob Applebaum me envió una invitación para el estreno en Berlín de la película “Citizen Four”. ¿Quién no ha visto la película todavía?

Es un gran documental y creo que todo el mundo aquí lo sabe, pero quiero señalar algo más hoy. Cuando me senté en este cine lleno, junto a Frank Rieger y todos los otros chicos, y la habitación estaba llena de gente maravillosa que se preocupaba profundamente por este tema, y luego Laura habló a la audiencia y así sucesivamente… Estaba tan contento que no haber visto el documental en stream en Internet, solo, en mi cubículo…

¡Es por esto que la cultura es un arma tan fuerte! A pesar de que la mayor parte de la información era conocida, sentir la atmósfera junto a personas con ideas afines en este antiguo cine en el antiguo Berlín Este me volvió a llenar de energía. Así que cuando las cosas se ven sin esperanza, no olvide utilizar la cultura y unir a la gente, compartir tiempo y espacio juntos.

(…)

En 2014 cada vez más artistas comenzaron a hablar en contra de los servicios de streaming como Spotify.

Por lo general, la queja tiene que ver con las regalías. No voy a entrar en esta cuestión ahora; es claro para cualquiera con nociones de matemáticas que estos servicios no son los futuros modelos de negocio, ya que no dan nada a los músicos. Estos sistemas no pueden ser sostenidos.

Pero quiero narrarles mi experiencia con Spotify.

En 1997 Atari Teenage Riot lanzó un álbum en el sello discográfico de los Beastie Boys llamado “The future of war”. Fue el álbum que nos lanzó al mundo. Sus ventas alcanzaron el estatus de oro; los críticos lo alabaron como la declaración musical antifascista quizás más fuerte salida de Alemania.

Para muchos es todavía una guía de lo que se puede hacer con una computadora… cuando se trata de empujar los límites del sonido, la conexión de letras políticas con música muy física. Contiene canciones que todavía son tocadas en protestas en todo el mundo. El influyente blog de música Stereogum lo posiciona en el número 9 de los álbumes más pesados de todos los tiempos. Para ponerlo en perspectiva: AC/DC está en el 19, Aphex Twin en el 16, Motorhead en el 13.

Lo que es tal vez interesante para algunos de ustedes, imprimimos cómo se realizó la grabación en el folleto para que más ciberpunks pudieran unirse al movimiento digital hardcore.

En 2003, ¡seis años már tarde!, nuestro sello recibió un documento de 40 páginas de esta institución de Alemania llamada Bundesprüfstelle für Medien jugendgefährdende (Oficina federal de medios peligrosos para los menores de edad). El álbum fue incluido en su listado. Y lo explicaban en más de 40 páginas.

Para darles un ejemplo de lo que estaban criticando: el rapero nacido en África, Carl Crack canta en una canción del disco “Tengo miedo a un planeta blanco”, expresando sus experiencias con el racismo creciente en Alemania, donde con frecuencia era el único niño negro y tenía problemas de “adaptación”. Una razón que argumentó la Bundesprüfstelle para callarlo fue que la gente de “color de piel caucásica” estaba siendo discriminada.

¡Guauu! Uno lee estas cosas y primero te ríes; alrededor de la página 18 del documento te pones tan loco que quieres quemarlo. ¡La gente del público que trabaja en videojuegos sabe de lo que estoy hablando! ¿Qué significa estar en el listado?: queda prohibida la venta de tu música o tocar en público. Es una forma de censura. Lo que sucedió fue que un maestro en Baviera encontró el CD a uno de sus alumnos y lo reportó. Es un escenario clásico, donde un extraño que no ve más allá toma medidas en contra de algo que no entiende.

Hubiera sido fácil ponerse en contacto con nosotros; tal vez incluso nos hubiera invitado a platicar con su clase para aclarar el malentendido. Pero no.

Ok, cómo se arregle Alemania con su arte antifascista es una cosa, pero ahora viene lo mejor: pasan los años, Internet, y gracias a The Pirate Bay ¡la gente puede acceder a la música!

Hice las paces con todo el problema del álbum y seguí adelante. Diez años pasaron… cuando de pronto, recibimos la notificación de Spotify diciéndonos que nos ha “marcado”. Debido a que fueron notificados por el Bundesprüfstelle. Nos dieron un ultimátum: retiramos este álbum de Spotify o todo el catálogo de artistas de la compañía discográfica será eliminado.

No estamos hablando de Alemania, ¡estamos hablando de todo el mundo y de todos los artistas de la compañía!

Así que mis chicos del sello hicieron una llamada telefónica a Spotify con la esperanza de conseguir hablar con un ser humano y poder aclarar el asunto. La mujer del otro lado de la línea, y que está mirando su pantalla, explica que “esto le sucede a bandas que usan referencias nazis en sus canciones”. Mi label manager le explica que este artista, Atari Teenage Riot, no sólo tiene una canción anti-nazi, sino que toda la música que ha compuesto durante más de 2 décadas ha sido escrita para luchar contra la ideología neonazi. Y se ofreció a enviar evidencia de ello, desde las letras de las canciones hasta artículos de la prensa.

La respuesta de la mujer de Spotify fue: “nazi o anti-nazi, no importa, estás marcado. No vamos a cambiar nada”.
Decidimos quitarlo por ahora porque no queríamos que los otros artistas sufrieran. Todavía estamos buscando tomar acciones legales (Nota de la redacción: consultado el 27 de enero en Bélgica, el álbum puede escucharse en Spotify).

Así que cuando la gente de marketing trate de convencerte de que debes tener un servicio que aloje todos tus contenidos, en la nube, ten esto en cuenta: Ojos que no ven, corazón que no siente.

Desconfía de la autoridad, promueve la descentralización.

(…)

En 1999, la Acción Antifascista y otros grupos políticos nos pidieron que tocaramos en un mitin el 1 de mayo en Berlín. Esto fue durante los bombardeos de la OTAN en Kosovo. En aquel entonces los socialdemócratas gobernaban en coalición con el Partido Verde. Querían que Alemania jugara un “papel más activo” en las guerras en todo el mundo: enviar tropas a combatir, no para defender. Fue un gran problema para todos y se debatió con mucha pasión. Las emociones eran intensas. Tengan en cuenta que era la primera vez después de la Segunda Guerra Mundial en el que veíamos cómo la tecnología puede ser desarrollada y utilizada para asesinar a millones de personas.

Recuerdo que cuando conocí a Jacob Applebaum me recomendó que leyera “IBM y el Holocausto”. Les aconsejo leerlo si aún no lo han hecho.

Montamos en un camión: una gran ventaja cuando puedes utilizar un equipo mínimo para tocar en eventos como este. Primero fue un espectáculo bueno; algunos fans incluso nos gritaban: “¡¿Dónde está el moshpit ?! Esto es como si corriéramos muy lentamente”. Pero entonces la policía decidió disolver la protesta. Miren lo que pasó:

Sonidos de disturbios producen disturbios: tócalos en una situación de disturbio y la policía vendrá, ya verás…

Es importante mencionar que este material se transmitió un día después en algunos canales musicales de televisión de ese entonces. El equivalente alemán a MTV, Viva, mostró partes de éste en su programa de “noticias”; imágenes del video y lo que sucedió fueron publicados en la prensa musical internacional. Pero también este material se utilizó en la corte como evidencia para probar que la policía había comenzado la violencia. Recuerdo que en un momento había gases lacrimógenos volando por todas partes, lo que hace difícil usar tu voz, ni siquiera para hablar. A continuación, el camión se detuvo y nos preguntamos: “¿Por qué ya no nos estamos moviendo?” Checamos… el conductor había escapado, tomando las llaves con él.

Ustedes no ven esta parte en el video porque el tipo que filmó, el videoasta Philipp Virus, detuvo la grabación por un momento porque la policía quería confiscar su cámara y sus cintas. En el caos, sólo les dijo: “No, está bien, trabajo para la ARD”, que es una importante cadena de televisión pública en Alemania, similar a la BBC (en Reino Unido). Los policías asintieron y lo dejaron continuar. Fue un momento clásico de Star Wars: “Estos no son los robots que están buscando”.

Fue uno de los videos más vistos en YouTube durante años, subido por una fan rusa hasta donde sé. Sin embargo, hace unos meses desapareció de YouTube. No es una conspiración, supongo, no sé…es extraño. Lo subimos de nuevo a nuestra cuenta.

(…)

En 2011 se consideraba muy “cool” que una banda tuviera una aplicación para el iPhone. Estábamos por lanzar nuestro álbum “Is this Hyperreal?” con el sello Dim Mak de Steve Aoki en Estados Unidos. Los críticos lo llamaron “el álbum definitivo de protesta de la era Google”.

En el álbum hablamos de Wikileaks, Anonymous, de activismo hacker e incluso de tráfico humano. Estaba muy entusiasmado con esto, pero cada vez que hablaba con la gente de la industria musical que trabajaba en la producción, escuchaba: “Hey Alec, ya sabes lo que sería realmente genial. Si pudieran hacer una aplicación para el iPhone”. “¡Alec! Pink acaba de presentar esta inclreíble aplicación para el iPhone, ¿no es genial”. Yo ni siquiera tengo un iPod, nunca me gustó el sonido de estas cosas. Pero llegué a un punto en que dije: “¿En serio? ¿Quieres una aplicación para el iPhone? Ok, vamos a llamar a algunos amigos míos”.

Unas semanas después, en la primera semana de mayo, la historia estalló: “Atari Teenage Riot protesta con Apple con una aplicación inductora de disturbios para iPhone”. Muchos sitios web escribieron del tema, incluso medios impresos.

Pero déjenme leer lo que escribió Pitchfork, un influyente blog de música:

“La recientemente reformada banda alemana de electro-punk alemán, Atari Teenage Riot, sigue causando controversia. La aplicación en iPhone de ATR ha sido retrasada por la tienda iTunes de Alemania debido a una disputa sobre su contenido. La aplicación gratuita contiene cada álbum de ATR, canción y video, así como fotos, noticias y mucho más. Pero también incluye algo llamado “Riotsounds Produce Riots”, un reproductor de audio que cuenta con sonidos que ATR utilizó en una protesta el 1 de Mayo de 1999, en la que fueron detenidos los miembros de la banda.

“Esos sonidos incluyen ‘muy bajos sub-bajos, ondas cuadradas, sonidos de ruido que desencadenan la histeria y el pánico dentro de la audiencia’. Así que tu iPhone podría incomodar mucho a un montón de gente, si está conectado a unos grandes altavoces, algo a lo que anima ATR a través de un comunicado de prensa.

“Sin embargo, Apple ha mantenido el lanzamiento de la aplicación mientras investiga si es legal ofrecer una aplicación con todos esos ruidos. La banda tenía la esperanza de poder lanzar la aplicación a tiempo para las protestas de este 1 de mayo, pero eso no sucedió.

“En respuesta a las preguntas sobre la situación de la aplicación, el autor intelectual de ATR, Alec Empire, escribe: “la situación actual es que la aplicación de ATR en iPhone se dará a conocer dentro de los próximos diez días. El reproductor Riotsounds podría añadirse más tarde con una actualización. Es un vacío legal. Así que no estoy seguro todavía cuál será el resultado. Pero la aplicación gratuita que incluye todas las canciones y videos de ATR, además de un montón de contenidos extras, seguirá siendo bastante impresionante, incluso si el Riotsounds no está incluido en esta versión. ATR planea actualizaciones regulares de la aplicación incluyendo bonus tracks gratuitas, canciones inéditas, pruebas eliminadas y más”.

Desconfía de la autoridad, promueve la descentralización.

(…)

La industria de la música vive en constante temor. Las nuevas tecnologías de pronto podrían acabar con todo. La gente en la industria de la música me recuerda a la generación de mis padres, que vivió en el oeste de Berlín, rodeados por el muro de Berlín preguntándose cada mañana si los rusos no tirarían una bomba atómica sobre ellos. Nadie quiere admitirlo, porque se trata de entretenimiento, por lo que se trata de hacer de todo un espectáculo. Esto significa que nadie toma riesgos. Todos reaccionan a las estadísticas, toman decisiones de negocios basados en estadísticas; hacen oídos sordos al hecho de que estas estadísticas, y estoy hablando sobre todo de YouTube, Facebook y Twitter, tal vez también Soundcloud, están profundamente viciadas y corrompidas.

Y están impidiendo a la gente, especialmente a los jóvenes, de formar su propia opinión, su propio gusto musical, sus propias opiniones políticas. Si nosotros, como aficionados a la música estamos bajando música de artistas jóvenes o artistas menos conocidos en contra de su voluntad, arruinamos las estadísticas. Estadísticas que hacen a los promotores decidir si contratan una banda o DJ; estadísticas que hacen que los equipos que ponen listas en conjunto para la radio decidan si incluyen algo que es innovador.

Es hora de derribar un mito aquí:

Ya han oído un millón de veces antes: cuando la gente escucha una canción que le gusta, va a ver a la banda en vivo y compra una camiseta. Sé que suena muy bien, pero simplemente no funciona de esa manera. Si la industria no ve lo que está pasando, no se va a mover en esa dirección. La repetición de viejas fórmulas es la consecuencia.

¿No me creen? Mira la industria del cine. Lo mismo está sucediendo. No están siendo financiadas películas de medio presupuesto. Y si son hechas, tienen problemas para encontrar distribución. Ahora ¿por qué es un problema? Es un problema porque necesitamos la diversidad, y diferentes voces qué escuchar; lo que no necesitamos es un puñado de películas de superhéroes bien hechas y miles de películas de mierda que nadie quiere ver.

Lo mismo ocurre con la música. Y los periodistas le dirán lo mismo de la prensa. ¿Periodismo de investigación? Hay menos dinero para ello ahora. Esto es porque la arquitectura (del sistema) es errónea. Creo que nosotros, que favorecimos el libre contenido durante más de una década, debemos reconocer que este sistema de hacer dinero con los anuncios, tratando de generar grandes cantidades de clics, podría llevarnos a un desastre. Cuando un periodista me solicita en una entrevista, en la que quiero abordar el tema de la vigilancia en línea en la escena musical, si yo puedo decir algo acerca de Miley Cyrus para que más gente encuentre el artículo a través de Google, ¡hay algo que va muy mal aquí!

Fue mi generación, y la anterior, la que creó todo esto. Y es de esperar que la siguiente, sí, ustedes, sea la que nos sacará de eso. ¡Pero hay que empezar por cuestionarlo!

Antes de este evento me reuní con Erdgeist (Dirk Engling), ¡muy buen chico! ¡De verdad! Me gustaría que hubiera gente como él en la industria de la música. Ok, quizás he conocido ya a aquellos que son la excepción a la norma, pero ya sabens lo que quiero decir…
Hablamos de cómo la vieja generación de hackers era mucho más consciente de la filosofía, la historia y la forma en que se integraban a las ideas radicales, frecuentemente utópicas. ¡Pasaban más tiempo pensando y menos haciendo click!

Ustedes saben que coincide exactamente con mi experiencia en la escena musical mundial. Muchas de las grandes cosas que tenemos hoy comenzaron aquí, en el CCC, o al menos pasaron por aquí antes de que fueran aceptadas por el establishment. Pero todos tenemos que permanecer abiertos y flexibles.

Este verano YouTube intimidó a todos los sellos y artistas independientes para que aceptaran sus términos de licencia para su próximo servicio de suscripción de música en streaming. Firmas o te eliminamos de YouTube. ¡¿Eliminado de YouTube ?! Pero eso sí, como artista independiente tienes que contratar equipos para conseguir que videos que se han subido sin tu permiso sean retirados.

En mis 25 años en la industria de la música nunca me había encontrado con un comportamiento como este. Toda una generación de músicos y compositores afroamericanos lucharon por sus derechos durante los años 60 y 70. Es triste ver que las compañías de Internet aplastan esos derechos y que lo están haciendo bajo la bandera de la libertad en Internet.

Parece que el mundo está dividido en dos partes: una ve a los creativos como esclavos de la audiencia, la autoexplotación las 24 horas del día…la otra los ve como amos de su público, como si éste fuera un ejército de esclavos que tienen que pagar y pagar…

Si nunca lo viste de esta manera, vete a leer los comentarios que aparecen abajo de los videos musicales en YouTube. De repente todo tiene sentido. Por cierto, este es un fenómeno que forma parte de nuestra cultura, que heredamos desde los tiempos de la Guerra Fría, cuando existía la batalla entre el capitalismo y el socialismo que libró el Occidente contra el Este.

Otras culturas, por ejemplo en África, nunca han visto la música a través de esa visión. Creo que es hora de mirar a aquellos, inspirarte por ellos, para que podamos seguir adelante y crear algo mejor. ¡Y finalmente dejar las viejas batallas detrás! Todos nacimos dentro de esto, pero juntos podemos encontrar una manera de salir.

Written By
More from Texto invitado

Luka Fineisen: La fragilidad del instante. Por Gabrielle Rosales

Aunque no lo percibamos tal cual, la vida diaria tiene elementos que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.