“Los errores en la lucha contra el ébola se están repitiendo”: Profesor Barry Hewlett, pionero en su estudio

[signoff]Logo-Mo-magazine-150x150Desde que surgió el reciente brote de ébola en marzo pasado en Guinea, más de mil personas han fallecido en África Occidental, según el más reciente recuento difundido por la Organización Mundial de la Salud. Uno de sus funcionarios, Clement Peters, declaró esta semana que la enfermedad está “fuera de control” en las zonas más alejadas de Monrovia, la capital liberiana. Con autorización exclusiva, Europafocus reproduce a continuación una entrevista que el periodista Stefaan Anrys, de la publicación belga MO*, sostuvo con el antropólogo estadunidense Barry Hewlett, uno de los pioneros en la investigación del ébola.[/signoff]

Hewlett

“Médicos Sin Fronteras (MSF) está repitiendo los mismos errores cometidos en los anteriores brotes de Ebola”. El Profesor Barry Hewlett, el primer antropólogo en ser invitado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lucha contra el ébola, concedió una entrevista a la revista belga MO* Magazine.

Barry Hewlett se unió en 2000 a una misión para luchar contra el ébola en Uganda. Sobre este y otros brotes, el profesor escribió su libro Ébola, Cultura y Política: La Antropología de una enfermedad emergente, una lectura obligatoria para los antropólogos médicos. En una entrevista con la revista belga MO*, Hewlett sostiene que los equipos médicos están repitiendo los mismos errores del pasado. Con un número de muertos que rebasa los 700, el actual brote de ébola es el más mortífero desde que fue descubierto en los años 70.

–¿Cuánto tiempo ha estado trabajando como antropólogo en la lucha contra el ébola en África?

Barry Hewlett: Trabajé con varias otras enfermedades tropicales antes de trabajar en el ébola. En 1997 comencé su investigación. Fui el primer antropólogo médico invitado a participar en un brote de ébola en Uganda en 2000 y trabajé en otro que afectó a la República del Congo en 2003.

–¿Usted fue el primero en ser contactado por la OMS?

Barry Hewlett: La historia completa está en nuestro libro. Básicamente, quería involucrarme en brotes de ébola porque estaba cansado de la forma en que la gente de África estaba siendo representada en los medios de comunicación. Entré en contacto con gente de CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) y de la OMS y les pregunté el nombre del antropólogo que trabajaba con ellos. Dijeron que no tenían antropólogo médico. Yo había trabajado en un proyecto de esquisto en Camerún con uno de los médicos del CDC con quien hablé. Él habló con gente en la OMS y me invitaron. No en las primeras etapas del brote, sino una vez que estaban teniendo problemas cuando el número de casos empezó a subir en vez de bajar.
–Hoy la gente sigue siendo reacia a tratarse. Los trabajadores de salud y los hospitales incluso han sido atacados. ¿Por qué?

Barry Hewlett: Los brotes generan miedo. Muchas personas están muriendo cada día, y la gente tiene que confiar en la información que se les proporciona. Unidades de aislamiento y trabajadores de la salud que trabajan con ébola suelen parecer seres del espacio exterior. En Uganda, la población local creía que el equipo internacional que estaba trabajando en las unidades de aislamiento estaban en un negocio de partes de cuerpo humano, muy parecido a lo que ocurrió en Guinea donde pobladores locales atacaron a los equipos de Médicos Sin Fronteras. Así que hay una falta de confianza en los equipos médicos internacionales, una información contradictoria, la falta de una cura; y todo esto contribuye a los problemas.

–¿Qué errores importantes se han cometido, en su opinión, en la lucha contra los brotes de ébola en África?

Barry Hewlett: En primer lugar la carencia de un esfuerzo de control culturalmente sensible y apropiado. Tampoco se integran los conocimientos de la población local en esos esfuerzos de control. Si usted echa un vistazo a mi libro, los problemas descritos en los brotes anteriores aparecen de nuevo. Me sorprende que los miembros del equipo de MSF no estén familiarizados con las experiencias anteriores; creo que contratan a gente nueva todo el tiempo.

–¿Nada ha mejorado desde su primera misión? La OMS dispone ahora de una sección completa sobre antropología en el tratamiento de los brotes en su manual “Comunicación para el Impacto del comportamiento”.

Barry Hewlett: Eso es excelente, pero por alguna razón u otra no ha tenido un impacto en la infraestructura. La OMS ahora envía un antropólogo médico en las primeras etapas de un brote. Uno de los problemas con la antropología médica es que no existe una infraestructura para hacer que se involucre en los brotes. Cuando los brotes se producen, la OMS llama a CDC, MSF y otras organizaciones. Todos estos organismos médicos ayudar con el brote, pero ninguno de ellos tiene antropólogos médicos permanentes con trabajo previo en los brotes.

–MSF ha enviado antropólogos esta vez. María Cristina Manca (operadora humanitaria de MSF) acaba de volver de Gueckedou en Guinea y Jesse Verschuer está tomando el control de la situación.

Barry Hewlett: Sé que MSF envió gente. Me han pedido ir a Liberia, pero yo soy un especialista en la Cuenca del Congo, no conozco bien a la gente, por lo que sugerí a otros antropólogos que trabajan en la región. Hablé con MSF hace años. Dijeron que iban a contratar a antropólogos de tiempo completo para los brotes, pero hasta donde yo sé, este no es el caso. Escuché en las noticias que los equipos internacionales enviarán más personas para ayudar a controlar el brote. ¿Cuántas crees que serán antropólogos médicos? Probablemente ninguna. A pesar de que la mayoría de los problemas son culturales y de comportamiento.

–Durante un brote del virus Marburg en Angola, que se menciona en el citado manual de la OMS, la familia no pudo enterrar a sus fallecidos o incluso asistir a los funerales. ¿Es este uno de los mayores retos actuales en África Occidental?

Barry Hewlett: ¡Lee mi libro! La gente tiene sistemas nativos que dan cuenta de lo que está bien para alterar las prácticas funerarias durante los brotes mortales. Pero es cierto que, durante cualquier brote mortal, como la viruela y la gripe española en EU, el respeto de las prácticas funerarias es importante.

–El caso de Angola reveló otros retos, como la pequeña participación de la población en la gestión del control de la enfermedad.

Barry Hewlett: Veo eso como un problema importante. Los pobladores locales deben participar y tomar el control de sus propias circunstancias. Esto es tan importante como la movilización que tiene lugar actualmente para poner en cuarentena pueblos de África Occidental.

 

 

*La entrevista fue publicada este 5 de agosto. Versión en inglés➟

Written By
More from Texto invitado

Nils Mulvad: el periodismo de datos es el punk de nuestro tiempo. Por Paulina Pacula

[signoff]Paulina Pacula, del European Journalism Observatory, entrevistó para ese organismo al reconocido periodista...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.