“Violencia focalizada” para Calderón