OPINIÓN: Prensa “antipatriota”. Marco Appel en cuadernosdobleraya.com

Ni la presencia de El Hijo del Santo, el popular luchador mexicano, frenó la ira con la que llegó la embajadora Sandra Fuentes-Beráin a reprendernos. El héroe enmascarado no se percató de lo que sucedía a pocos metros de él; se paseaba distraído por el museo y ni siquiera iba preparado para una eventual contienda: vestía un impecable traje oscuro con corbata y calzaba zapatos perfectamente lustrados.

El 15 de octubre de 2009, El Hijo del Santo presentó en Bruselas, en el Museo de las Figuras Originales, la versión en francés y holandés de un cuento ilustrado con sus aventuras: El Hijo del Santo y Xico en el inframundo.

[pullquote align=”right”]

Artículo publicado el 20 de septiembre de 2013 en el sitio de periodismo narrativo Cuadernosdobleraya.com

[/pullquote]

El hijo de la leyenda llegó con antelación al MooF, como también se conoce al museo. Se tomaba fotografías con los asistentes mientras se paseaba lentamente observando las piezas de una exposición de arte popular mexicano que se había montado para la ocasión.

–“Buenas noches, embajadora”, la saludamos cuando de lejos la vimos acercarse directamente a nosotros.

La embajadora Fuentes-Beráin se negó a saludarnos de mano. Lo que menos esperábamos era que nos mandara al diablo:

–-¡Ya ni la friegan!, nos dijo algo así, o una cosa peor, a mí y a un colega que también es corresponsal de un medio mexicano en Bruselas. Su tono de voz y sus gestos indicaban que estaba muy enojada. Nos desconcertó, y más todavía porque continuó descargando su coraje sin cuidar las formas.

Nos reclamó que publicáramos “sólo notas negativas”. Le disgustaba que no difundiéramos el lado “positivo” de su gestión, sobre todo porque, se jactó, ningún otro embajador de México había hecho lo que ella en Bruselas.

–¡No ven lo bueno, nada más lo malo!

Repuestos del estupor, le explicamos que lo único que hacíamos era nuestra chamba. Como queríamos que se calmara un poco, le planteamos que, en cualquier caso, existían los canales de comunicación para que ella pudiera expresar sus inconformidades directamente con los editores.

–¡A mí me vale madre tu editor!, nos cortó de tajo Fuentes-Beráin, a quien el presidente Felipe Calderón nombró “Embajadora emérita” en noviembre pasado; meses después, en abril, el presidente Enrique Peña Nieto la designó cónsul general en Nueva York, donde se desempeña desde agosto.

Sin abandonar su posición de víctima indignada, se quejó de que la prensa mexicana era injusta, ya que no reconocía los esfuerzos del entonces gobierno de Calderón, quien no podía contener las catastróficas consecuencias de su improvisada guerra contra el narcotráfico, ya visibles en ese momento, a mitad de su sexenio.

Le comenté que me parecía lo contrario, que muy pocos medios se mantenían independientes y críticos del régimen. Alcancé a decirle que, si realmente se preocupara por la situación del periodismo mexicano, entonces tendría que inquietarse de que no existieran más medios que cuestionaran al gobierno que ella representaba.

El Hijo del Santo pasó lentamente a nuestro lado, en camino a la sala donde presentaría su historieta. Incómodo, busqué una manera de poner un término a lo que ya era un ríspido e inútil altercado, además de que me dolían ya mucho los brazos de estar cargando a mi hijo. Así que recapitulé: “Embajadora, somos periodistas y hacemos nuestro trabajo, no lo tome personal…”.

–¡Sí, sí es personal!, contestó terminante y, como si estuviera dictando una sentencia, advirtió que había “tomado una decisión”: cortar todos los canales de comunicación con nosotros, con quienes ella, se había dado cuenta, dijo, no podía “contar” para acompañarla en su importante misión, la de “trabajar por el bien de México”. Y se fue para sentarse junto a El Hijo del Santo.

Mientras la veía alejarse, se me vino a la memoria un episodio en el que otra diplomática mexicana actuó de la misma forma.

Poco después de ser nombrada por el entonces presidente Vicente Fox (2000-2006) embajadora en Bruselas, a finales de 2004, María de Lourdes Dieck-Assad nos invitó a cenar a tres corresponsales mexicanos a la residencia oficial: una mansión, con un enorme jardín, situada en un exclusivo barrio en la periferia de la capital belga.

Nos expuso maravillas de su plan de trabajo. Durante la cena, que fue servida por un simpático mesero de origen africano que emplea la embajada desde hace muchos años, intercambiamos con ella puntos de vista sobre la relación de México con la UE. Eso fue todo. O eso creíamos.

Pocas semanas más tarde, Dieck-Assad nos convocó a los mismos periodistas a una conferencia de prensa, esta vez en la embajada. En el salón principal había una larga mesa: frente a nosotros estaba sentada ella y unos cinco o seis colaboradores suyos de cada lado. Parecía querernos impresionar. La profesora del Tecnológico de Monterrey se lanzó en una larga y básica exposición sobre el funcionamiento de las relaciones de México con la UE. Nos impartió una clase, pues.

Lo peor fue que, al finalizar, se paró y rápidamente se despidió. Protestamos. Le dijimos que su conducta era inaceptable. Y entonces estalló: nos preguntó, con un evidente tono de enfado, en dónde había quedado “nuestro acuerdo”.

Nos dejó perplejos. “¿Cuál acuerdo?”, pensé, medio confundido.

–“¿En qué quedamos?”, insistía la embajadora, molesta.

–“¡En la cena quedamos en que íbamos a trabajar juntos por México!”, soltó.

Por supuesto, negué categórico la existencia de tal acuerdo, y lo mismo hicieron mis colegas. Finalmente, de mala gana, se quedó a responder nuestros cuestionamientos periodísticos. A raíz de ese capítulo, la embajadora Dieck-Assad no rompió completamente los contactos, pero inauguró una práctica que continuó su sucesora, Fuentes-Beráin: reunirse únicamente con la prensa extranjera y con Notimex.

***

Ligas a otras historias que este corresponsal ha publicado en relación con los personajes del texto. Sobre Fuentes-Beráin:

http://www.europafocus.com/2012/09/06/recien-publicado-por-derrochadora-yosoy132-belgica-pide-excluir-de-fiestas-patrias-a-embajadora/

http://www.europafocus.com/2011/12/09/pais-de-fantasia/

http://www.europafocus.com/2011/12/14/archivo-jaakkola-la-embajadora-fuentes-berain-uy-proceso-no-es-creible/

http://www.europafocus.com/2012/04/13/opinion-ineptitud-y-menosprecio/

Sobre Dieck-Assad:

http://www.europafocus.com/2012/01/06/opinion-los-conflictos-de-interes-de-dieck-assad/

http://www.europafocus.com/2012/03/07/elecciones-2006-intenta-mexico-explicar-al-parlamento-europeo-el-caso-amlo/

Written By
More from Marco Appel

ARCHIVO: UE-México: derechos humanos, circunscritos al enfoque económico

BRUSELAS (apro).-La ‘Consulta pública sobre el futuro de las relaciones económicas y...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.