Desde Bruselas

Entramos en materia sin preámbulos